Como Dios revela su presencia

Noviazgo Cristiano
Noviazgo Cristiano Vs Noviazgo del Montón
Diciembre 19, 2016
La Eficacia de la Oración
La Eficacia de la Oración
Abril 2, 2017
Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia. 8 A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. 9 Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente; Salmo 16.7-9

La Manera como Dios Revela su Presencia

Si usted nunca ha experimentado la presencia de Dios es posible que se pregunte cómo se manifiesta Él a los creyentes.

El Señor tiene muchas maneras de acercarse a sus hijos. Si usted desea saber si Él está cerca, el Señor elegirá la mejor manera de conectarse con usted.Como Dios revela su presencia

Dios habla. Nunca he oído la voz audible de Dios, pero sí he tenido la experiencia de que ha hablado de manera clara y convincente a mi corazón.

Su voz es tan evidente que quienes la escuchan recuerdan el mensaje y la reverente emoción que sintieron, mucho después de haberlo hecho.

Dios envía un mensaje. A veces, el Señor pone en el corazón de la persona la necesidad de estar a solas con Él. Cuando a mí me sucede esto, Dios está por lo general diciéndome que está listo para darme la predicación del domingo.

No es prudente que el creyente ignore este impulso. Yo he cometido el error de postergar su voz, y he descubierto luego que, cuando finalmente aflojé el paso, el mensaje era más difícil de recibir fuera del momento perfecto del Padre.

Dios da a conocer su presencia mediante su Palabra

Una vez estuve meditando durante un mes en un pasaje de la Biblia para un mensaje. Cada día quería volver a los mismos versículos porque Dios seguía dándome nuevas verdades y percepciones. Sabía que estaba en su presencia, porque su Palabra estaba hablándole específicamente a mi corazón.

Dios es real y está presente en este mundo. Él quiere hablar con nosotros para que podamos tener contentamiento, ánimo y gozo por su presencia. Debemos, entonces, estar dispuestos a aflojar el paso para escuchar lo que Él quiera decirle a nuestro corazón.